EL CUADRO

Tengo en mi casa un cuadro inquietante. Es un retrato de medio cuerpo con las manos cruzadas delicadamente sobre el pecho. Se intuye en él a una mujer de la corte pintada con todo lujo de detalles: anillo de oro en el dedo índice derecho, vestido de terciopelo cobalto y mangas de seda blanca. Dos perlas penden de sus orejas y un collar que se ajusta a su esbelto cuello. He inventado cientos de historias sobre la mujer sin rostro que habita en él. Y odio profundamente este objeto generador de ideas cuestionables e imposibles. A veces siento que sale del cuadro y me sopla la nuca mientras duermo y que me toca la mano y me canta una nana. Por eso no puedo tirarlo.

 

**Enlace:https://www.facebook.com/museopalabra/photos/a.10150942882665840/10155706305355840/?type=3&theater

 


¿Te ha gustado esta publicación? Descubre más aquí.

Pin It on Pinterest