Hay personas que llevan en los ojos universos. María Luisa Mora Alameda, es una de ellas. Alguien que, gracias a la sencillez de sus versos y ese mundo propio tan particular, nos muestra la belleza de los sentimientos cotidianos. Todo eso. Nada más y nada menos.
Escribiría muchas cosas de sus libros, cada uno especial y único. Me gusta especialmente éste :  El DON DE LA BATALLA. Y selecciono algunos de los fragmentos que, en su día cuando lo leí, subrayé, por esta fea costumbre mía de recordarme lo que en un momento me emocionó. Con su consentimiento, os presento algunos fragmentos del libro y os animo a leerla. No os dejará indiferentes.
Fragmento del poerma: Valentía
Luchó hasta el final
como los soldados más intrépidos.
No claudicó ante la amargura
ni proclamó como propia
la bandera del desánimo
Fue hermosa y fue valiente.
Tuvo el extraño don de la batalla.

Fragmento del poema: El fruto de tu vientre
 Miras esa fotografía,
cuya luz no cesa
como único consuelo
y pides un milagro
para regresar al tiempo antiguo
de los dioses

Aunque ya lo único que te queda 
es el recuerdo gris de lo imborrable.

Fragmento del poerma: Lo que yo más quise 
Los ojos que tenías eran tan grandes
que cabía en ellos toda la belleza.
Fragmento del poerma: Tiempo libre
En ocasiones cojo mis poemas
y, con ellos, hago muchas cosas:
pájaros
que vuelan hasto lo alto de la luna.

 


¿Te ha gustado esta publicación? Descubre más aquí.

Pin It on Pinterest